COOPERANDO EN EL SERVICIO JUNTOS

COOPERANDO EN EL SERVICIO JUNTOS

DIA 35

En esto, nosotros somos colaboradores al servicio de Dios” 1 Corintios 3:9ª (NVI)

¡Juntos es mejor!

El plan de Dios consiste en que nos asociemos con Él y nos asociemos unos a otros para cumplir Sus propósitos. Pero el hecho es que las sociedades están compuestas de partes. Como aprendimos en el día 15, “También nosotros, SIENDO muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo, y cada miembro está unido a todos los demás” (Romanos 12:5, NVI).

Hemos aprendido que Dios quiere la unidad en la comunidad, una unidad de Espíritu donde estemos de acuerdo “llénenme de alegría viviendo todos en armonía, unidos por un mismo amor, por un mismo espíritu y por un mismo propósito” (Filipenses 2:2, DHH). Nuestra diversidad es un aspecto significativo de los planes de Dios para crear esta unidad. Todos formamos el cuerpo de Cristo,  “y cada uno  es  miembro  individual  y necesario  del  mismo” (1  Corintios  12:27,  N.T. viviente).

Vemos esto modelado cada fin de semana en la iglesia: Personas con diversos talentos y capacidades vienen juntas a preparar el local para nuestros cultos de adoración. Algunos están limpiando, otros están organizando; algunos están preparándose para enseñar, otros a dar la bienvenida a todas las personas; todos colaborando como un Cuerpo para contarle a otros sobre Jesús. Y somos solo una congregación. En otras partes, el “Cuerpo”, está haciendo un trabajo similar alrededor del mundo.

Es una paradoja de nuestra fe,  que encontramos nuestro único y específico propósito en la vida sólo después de que rendimos nuestro individualismo, para el bien de muchos. Nos convertimos en un corazón y una mente con Dios y con otros creyentes (Juan 17  L:21-22), y en la seguridad de esa comunidad, nuestro verdadero valor como individuos se hace más evidente.

Juntos, entramos a una asociación en la que debemos mantenernos unidos y con una gran tarea: decirle al mundo   que Dios envió a Jesús (Juan 17:21) no podemos hacerlo solos o sin Dios. “Para que en todo lo que hagamos nos parezcamos cada vez mas a Cristo, quien gobierna sobre la iglesia. Cristo es quien va uniendo a cada miembro de la iglesia, según sus funciones, y hace que cada uno trabaje en armonía, para que la iglesia vaya creciendo y cobrando más fuerzas por causa del amor” (Efesios 4:15b-16, TLA)

Juntos es mejor; y este estudio de 40 días nos ayudará a ver nuestra capacidad de relacionarnos y animarnos para empezar a trabajar juntos como una comunidad de compañeros interdependientes.

Las personas en tu  grupo pequeño no están juntas por accidente; con certeza la mano de Dios los ha unido para “un momento como éste” (Esther 4:14, NVI), con los componentes necesarios para aprender juntos a amar, tener compañerismo, crecer, servir, estar en una misión y adorar juntos.

Esta semana en tu grupo pequeño, identifica la fortaleza de cada miembro, afirmando y confirmando la FORMA de unos y otros. Este es un importante paso para trabajar juntos en su proyecto ministerial.

Como tarea para hoy, piensa en tu lugar en el cuerpo de Cristo, dentro de tu grupo pequeño y en la congregación.

Ponlo en práctica: planifica un día en que tu grupo trabaje con otros grupos pequeños de la congregación, para un día de limpieza general en la iglesia. Dé un paseo por el edificio y el templo como si fueran visitas, y hagan cualquier ajuste que sea necesario.

PARA MEDITAR

¡Juntos es mejor!

VERSÍCULO PARA RECORDAR

“En efecto nosotros somos colaboradores al servicio de Dios” 1 Corintios 3:9ª, (NVI)

PREGUNTA PARA CONSIDERAR

¿Cómo tus dones y habilidades complementan a otros en tu grupo?

 

share

Recommended Posts

Deja un comentario