“El Amor respeta a Dios”

Día 16

El temor del SEÑOR es el principio de la sabiduría. . (Proverbios 1:7)

¿Sabías que los padres tienen el mandamiento de enseñarles a sus hijos a temer a Dios, para que
puedan vivir mejor y más tiempo? (Deut. 6:1-13). Un temor saludable del Señor es la clave que les
permite a nuestros hijos pensar de manera más sabia, hablar en forma más honorable y vivir de un
modo que agrade a Dios.
Deberíamos hacer eco de la invitación de David, que dijo: «Venid, hijos, escuchadme; os enseñaré
el temor del SEÑOR» (Sal. 34:11). El temor del Señor es el máximo respeto por Aquel que es
todopoderoso y completamente santo. No es un motivo para huir de Dios, sino una mayor razón
para correr a Él y caer de rodillas ante Su presencia. El Señor es tan puro y poderoso que temerle
nos enseña (tanto a padres como a hijos) a tomar sumamente en serio Su gobierno y Sus
mandamientos.
El temor del Señor despierta sabiduría y discernimiento en nuestro interior y en nuestros hijos, al
darnos cuenta de que vivimos en un universo que está bajo Su absoluto control.
Todo comienza con una conciencia de la presencia de Dios. No podemos huir ni escondernos de Él
(Sal. 139:1- 12). Es omnisciente y conoce todos nuestros pensamientos, deseos y motivaciones. Sus
ojos ven todo lo que hacemos (Prov. 15:3).
En segundo lugar, nos trae conciencia de Su poder ilimitado. Jesús declaró: «No temáis a los que
matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; más bien temed a aquel que puede hacer perecer
tanto el alma como el cuerpo en el infierno» (Mat. 10:28).
En tercer lugar, el temor del Señor nos recuerda que debemos tener sumo respeto de la santidad de
Dios como un Ser apartado, infinitamente superior a todo lo demás.
Cuando un hombre y sus hijos aprender a temer al Señor, comienzan a detestar la maldad, el orgullo
y la perversión (Prov. 8:13), y a «evadir los lazos de la muerte» (Prov. 14:27). Este temor puede
ayudar a una niñita a dejar de mentir y a un adolescente a apartarse de la inmoralidad, al descubrir
que hay un Dios santo que los ve.
Una de las mayores advertencias de la Biblia es contra aquellos que menosprecian o ignoran a Dios.
Algunos piensan neciamente que se puede desoír a Dios o ser más astuto que Él.
La Biblia declara: «. . . Cuán bienaventurado es el hombre que teme al SEÑOR, que mucho se
deleita en sus mandamientos. Poderosa en la tierra será su descendencia; la generación de los rectos
será bendita» (Sal. 112:1-2).
El temor del Señor es «fuente de vida» que puede espantar todos nuestros otros miedos (Prov.
14:26-27).
Así que, el temor de Dios puede ser una de las cosas más importantes por las que puedes orar y
apuntar a desarrollar en el corazón de tus hijos. A medida que aprendan a respetar al Señor,
aumentará su respeto por la vida y por ti.
Servir a un Dios tan grande no es una carga, sino un privilegio sagrado. Cuanto más le teman tus
hijos, más podrán conocerlo y amarlo con humildad. Entonces, recibirán luz y alinearán su corazón
con la grandeza de Dios.

Negar al Señor es solo el comienzo de lágrimas y años de reproches. Pero temerle es el punto de
partida para la vida mejor y más abundante de todas.
TAREA:
Has una marca aquí cuando hayas completado el desafío de hoy.____________

¿Cómo recibieron tus hijos esta verdad?
______________________________________________________________________________

______________________________________________________________________________

¿Qué dijeron sobre los pasajes que leyeron?
______________________________________________________________________________

¿Qué impacto pueden tener estos versículos sobre su manera de pensar y en tu forma de criar?
______________________________________________________________________________

Él bendecirá a los que temen al SEÑOR, tanto a pequeños como a grandes.(Salmo 115:13)

share

Recommended Posts

Deja una respuesta