“El amor nunca falla”

“El amor nunca falla”

Día 39

“Con amor eterno te he amado…” (Jeremías 31:3)

Dada tu función como padre, ahora comprendes el amor de una manera que jamás podrías
haberlo entendido antes.
Pero ¿qué sucedería si este mismo hijo te daría la espalda y rechazara tu amor? ¿Y si
cambiara y quisiera alejarse de ti? ¿Si comenzara a malinterpretar tus intenciones amorosas
y te acusara de ser demasiado opresivo, poco realista y controlador?
¿Y si, como respuesta a tus debilidades y errores, decidiera que no quiere recibir más tu
amor? ¿Si no te creyera ni confiara en ti? ¿Si no te quisiera en su vida o en sus asuntos?
¿Qué pasaría si se alejara tanto que ya casi ni lo reconocieras? ¿Si no te gustara para nada en
la persona en que se ha transformado?  ¿Qué crees que Dios haría en circunstancias similares?

La palabra más usada en la Biblia para describir el amor de Dios es: amor fiel, amor duradero.
La clase de amor que no tiene límites ni restricciones de lugar. Trasciende el tiempo y el espacio.

Es abundante y determinado. Un elemento permanente.
Gracias a esto, puedes acudir a Él en tus momentos más débiles e imposibles de la crianza y
descubrir que Su fortaleza puede ayudarte seguir amando a tus hijos.
Aunque se rebelen o se alejen, el Espíritu de Dios puede darte lo que ya no sientes ni
podrías generar por propia cuenta.
Amarlos con fidelidad se trata más de permanecer cerca de Él que de estar contentos con
ellos.
Cuando Dios te dio hijos, también te dio la oportunidad de probar Su amor por nosotros, sus
hijos.
Así que, en el amor de Dios, vemos el modelo para el nuestro: un amor que no se basa en las
acciones, el temperamento ni la actitud de la persona amada, sino en aquel que ama.
Amar a nuestros hijos es una promesa. Una ocupación escogida.
Los tiempos cambiarán y las necesidades de nuestros hijos también. La vida no siempre nos
dará la opción de tomarlos en brazos y sostenerlos hasta que se calmen y nuestro amor haga
efecto.
A veces, nuestro amor debe resistir desde la distancia…para demostrarles que siempre
seguirá siendo así.
Esto se debe a que el amor, por naturaleza, es eterno. El amor de Dios ya es lo que será para
siempre. Jamás se acaba. Nunca deja de amar.

El desafío de hoy
Has una marca aquí cuando hayas completado el desafío de hoy.____________

Anota algunas de las maneras en que Dios ha demostrado Su amor a ti y a tu familia.
___________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________

¿Quién es sabio? Que preste atención a estas cosas, y considérelas bondades del SEÑOR. (Salmo
107:43)

share

Deja un comentario