MI PACTO CONTIGO

MI PACTO CONTIGO

Martes 2 de enero del 2018

Y estableceré mi pacto entre mí y entre ti, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo, para ser tu Dios, y el de tu descendencia después de ti. Génesis 17:7.

Quiero presentarte en esta mañana el pedido de un hombre que tiene el título de ser llamado el príncipe de los predicadores, se trata de Charles Spurgeon, quien dicen que sus mensajes duraban dos o tres horas y que la gente no se cansaba de escucharlo. En esta ocasión el presenta un pedido a Dios acerca de sus generaciones,(sus hijos). En la parte donde el pide por sus hijos, yo puse el nombre de los míos , te sugiero que al leer pongas también el nombre de los tuyos.

¡Oh, Señor! Tú has hecho un pacto conmigo, tu siervo, en Jesucristo mi Salvador, y ahora te suplico que mis hijos sean incluidos también en tus amorosos designios. Permíteme creer que esta promesa ha sido hecha para mí, lo mismo que para Abraham.

Sé que mis hijos nacieron en pecado y en maldad han sido formados, del mismo modo que los demás hombres; por tanto, nada pido a causa de su nacimiento, porque sé perfectamente que «lo que es nacido de la carne, carne es», y nada más. Señor, haz que nazcan del Espíritu Santo y que entren así en el pacto de la gracia.

Ruego también por mis descendientes y por todas sus generaciones. Sé Tú, Señor, de ellos como lo eres mío. El honor más grande que Tú me hiciste es haberme permitido estar a tu servicio; que mis descendientes puedan servirte también en los años venideros. ¡Oh, Dios de Abraham, sé Tú el Dios de Joanie y Ryan ! ¡de Cristian y Leyden, de André y acepta también al pequeño Ezra cuando venga el tiempo en que con conciencia pueda reconocer que como pecador necesita de tu gracia salvadora!

Hoy camino con seguridad sabiendo que aún mi descendencia será bendecida.

Señor, si has aceptado la oración que te presento por los míos, ruego que te acuerdes de otras familias de tu pueblo que todavía no tienen tu bendición. Que ninguno de los que temen tu nombre pase por el duro trance de tener una familia inconversa; te lo suplico por tu Hijo Jesucristo. Amén

Para reflexionar: Dios ha prometido honrar su palabra, él no es fiel como pago de tu fidelidad, Él es fiel porque es un distintivo de su carácter divino. Por esa razón nuestra fidelidad a Él debe ser una muestra de nuestro amor y agradecimiento.

share

Recommended Posts

Deja una respuesta