Dolor Productivo

Dolor Productivo
Viernes 8 de diciembre de 2017
Romanos 8:18-30
 
Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a Su propósito son llamados. -Romanos 8:28
 
Nunca olvidare cuando nuestro hijo menor André casi se rompe la muñeca, solo se la fisuro, El golpe hacia que su brazo de vea horrible por lo hinchado que estaba.
Lo llevamos al hospital, el golpe era terrible, el dolor que el sentía me parecía insoportable, y más cuando los médicos de este hospital cercano a mi casa, retorcían su brazo para buscar el punto de dolor más fuerte, me daba ganas de saltar encima de ellos y decirles ya déjenlo, pero ellos saben lo que hacen ¿verdad?
 
Si confiamos en los doctores terrenales para que le hagan eso a nuestros hijos, cuanto más debemos estar dispuestos a confiar en Dios, el Gran Medico, para que vuelva a colocar nuestras vidas rotas «para que fuesen hechas conforme a la imagen de Su Hijo» (Romanos 8:29). Uno de los propósitos de Dios con el dolor es colocar la marca de la imagen de Jesús en nuestros corazones. ¿Podemos llorar con los que lloran?, Puede que Dios tenga que surcar nuestras mejillas con nuestras propias lagrimas para que podamos identificarnos auténticamente con los demás, tal y como Jesús lo hizo. ¿Somos autosuficientes? Puede que Dios tenga que despojarnos de nuestra seguridad para conformarnos a la suficiencia de Dios que Cristo mostro, ¿Somos carentes de fe? Puede que se requiera una tragedia para ensenarnos a confiar en el Padre tal y como lo hizo Jesús.
OREMOS, Dios poderoso te doy las gracias por cada dolor en mi vida porque me ensena a pensar como tú en medio del quebranto, líbrame del mal y también a los que amo, pero ayúdame a no rendirme en medio del sufrimiento porque sé que tú estás conmigo. Amen.
PARA REFLEXIONAR
La proxima vez que te sientas quebrantado, no entres en pánico solo alabale
El propósito de Dios con el dolor es colocar la marca de la imagen de Jesús en nuestros corazones
share

Recommended Posts

Deja una respuesta