Nuestro Pensamiento Negativo Versus Las Promesas de Dios Para Nosotros

Proverbios 23:7 señala la conexión entre nuestro pensamiento y la manera en la que nos sentimos y actuamos “Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él.” Por ejemplo, el pensamiento ansioso llevará a emociones ansiosas y un enfoque en fracasos y tropiezos nos llevará

a sentirnos vencidos y tristes. Por lo tanto, es sabio que trabajemos en reemplazar el pensamiento negativo con pensamiento verdadero y saludable. Dios tiene una respuesta saludable para todas las cosas negativas que nos decimos a nosotros mismos.

 

Nuestro pensamiento negativo: Las promesas de Dios para nosotros:
 

“Es imposible.”

 

“Todo es posible”

“Él les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios.” (Proverbios 18:27)

 

“No puedo hacerlo.”

 

“Todo lo puedes hacer en Cristo”

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” (Filipenses 4:13)

 

Estoy muy cansado.”

 

“Yo te daré descanso”

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.”

(Mateo 11:28-30)

 

“Nadie me ama realmente.”

 

“Yo te amo”

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito para que todo aquél que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (Juan 3:16)

 

“No puedo seguir adelante”

 

“Mi gracia es suficiente”

“Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.” (2 Corintios 12:9)

 

“No puedo resolverlo.”

 

“Yo dirigiré tus pasos”

“De Jehová son los pasos del hombre; ¿Cómo, pues, entenderá el hombre su camino?” (Proverbios 20:24)

 

“No vale la pena.”

 

“Valrá la pena”

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” (Romanos 8:28)

 

 

 

Nuestro pensamiento negativo: Las promesas de Dios para nosotros:
 

“No me puedo perdonar a mí mismo.”

 

“Yo te perdono”

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.” (Romanos 8:1)

“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y

limpiarnos de toda maldad.” (1 Juan 1:9)

 

“No puedo manejarlo.”

 

“Supliré todo lo que necesites”

“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo

Jesús.” (Filipenses 4:19)

 

“Tengo miedo.”

 

“No te he dado un espíritu de temor”

“Porque no nos ha dado Dios un espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” (2 Timoteo 1:7)

 

“Estoy preocupado y frustrado.”

 

“Echa tu ansiedad sobre Él”

“Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.” (1 Pedro 5:7)

 

“No tengo suficiente fe”

 

“Le he dado a todos una medida de fe”

“Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.” (Romanos 12:3)

 

“No soy lo suficientemente inteligente.”

 

“Yo te doy sabiduría”

“Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría,

justificación, santificación y redención.” (1 Corintios 1:30)

“Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.” (Santiago 1:5)

 

“Me siento solo.”

 

“Nunca te dejaré ni te desampararé”

“Y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.” (Mateo 28:20) “Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré” (Hebreos 13:5)

 

“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.”

Filipenses 4:8

 

Christian Counseling and Family Services (www.accounseling.org).

share

Recommended Posts

Deja una respuesta