SIRVIENDO PRÁCTICAMENTE UNOS A OTROS

SIRVIENDO PRÁCTICAMENTE UNOS A OTROS

DIA 30

“Cuando tengan dificultades, ayúdense unos a otros. Esa es la manera de obedecer la ley de Cristo”.                  Gálatas 6:2 (TLA)

Debemos llevar las cargas los unos de los otros.

El sentido de este versículo es que debemos ayudar a nuestros hermanos y hermanas a llevar las pesadas cargas de la vida como una pérdida terrible, una circunstancia aplastante, o un diagnóstico doloroso. Estos son los tipos de problemas que amenazan con abrumarnos y destruirnos, similares al paso apremiante de la cruz que Jesús llevó en el Gólgota (Juan 19:17).

Así como Simón de Cirene llevó en sus hombros la pesada cruz de madera con Jesús (Marcos 15:21), nosotros debemos intervenir apoyando a nuestros amigos, incluso si eso significa que llevemos sus cargas por un momento. Martín Lutero se refirió a esto como la ley del amor mutuo. Nosotros  como  una comunidad  de creyentes,  debemos  trabajar  unidos  para hacer  frente a muchos desafíos de la vida (Gálatas 6:2).

Nuestros actos de amor y apoyo de unos a otros cumplen “la ley de Cristo”. Juntos somos mejores,  cuando nos ayudamos a enfrentar los problemas en nuestras casas, con nuestras carreras, con  nuestros  matrimonios,  y con  nuestra salud.  Edificamos nuestras  vidas  en  la promesa del Padre, que nunca nos dejará o abandonará (Deuteronomio 31:6), y ofrecemos la misma promesa a nuestras familias y amigos.

Aquí tenemos algunos principios fundamentales para enfrentar

Abran sus corazones a Dios. Sentimos toda clase de emociones cuando estamos frente a una crisis: miedo, cólera, preocupación, depresión, desamparo, resentimiento. Nuestros  grupos pequeños  pueden  ser  un lugar  apropiado  par  abrir por completo nuestros corazones de Dios (Salmos 62:8), entre unos y otros. “El Señor está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido” Salmos 34:18 (NVI) Jesús dijo, “Dichosos los que lloran, por que serán consolados” Mateo 5:4 (NVI)

Acérquense a otros  en su  aflicción.  No  permitas que los miembros  de tu grupo pequeño  se aíslen cuando  están pasando  una crisis.  Ofréceles apoyo, ánimo, y tu presencia (Proverbios 18:24)

Sean  agradecidos.  Anímense unos  a otros  a  permanecer libres  de la  amargura (Hebreos 2:15), recordando ser agradecidos y que deben concentrarse en lo que no está perdido, no en lo que se perdió.

Enfóquense en  valores  verdaderos.  Una  crisis,  a menudo, nos  ayuda a  aclarar nuestros valores y a revelarnos lo que realmente importa. Jesús nos dijo que, “la vida de una persona no depende de la abundancia de sus bienes” Lucas 12:15b (NVI)

Apóyense en Jesús. Permite que Cristo traiga estabilidad en medio de la crisis. Dios cuida constantemente de sus criaturas ayudándoles a confrontar las malas noticias. (Salmos 112:6-7)

Escuchen la dirección de Dios. “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes afirma el Señor, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. Jeremías 29:11 (NVI).

Confíen en la mano de Dios. “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia. Por eso, no temeremos aunque se desmorone la tierra y las montañas se hundan en el fondo del mar”. Salmos 46:1-2 (NVI)

Inevitablemente, los diferentes miembros de tu grupo pequeño harán frente a una crisis, y cuando lo hagan, tú debes ver esa crisis como si fuera la tuya propia, ofreciéndoles apoyo tangible y ánimo constante. Un día, tú puedes necesitar la misma ayuda cuando pases por un momento difícil.

Trabajando juntos, podemos decir con confianza, “Estábamos tan agobiados bajo tanta presión, que hasta perdimos la esperanza de salir con vida: nos sentimos como sentenciados a muerte. Pero eso sucedió para que no confiáramos en nosotros mismos sino en Dios, que resucita a los muertos. Él nos libró y nos librará de tal peligro de muerte. “En él tenemos puesta nuestra confianza, y él seguirá librándonos”. 2Corintios 1:8b, 10 (NVI).

PARA MEDITAR

Debemos llevar las cargas los unos de los otros.

VERSÍCULO PARA RECORDAR

Cuando tengan dificultades, ayúdense unos a otros. Esa es la manera de obedecer  la ley de Cristo”. Gálatas 6:2 (TLA)

PREGUNTA PARA CONSIDERAR

¿A quién conoces que necesita de tu ayuda para llevar su carga hoy?

share

Recommended Posts

Deja una respuesta